Etiquetas

, , , , ,

Media maratón de Gran Canaria

Hoy he vuelto a participar en la media maratón de Las Palmas de Gran Canaria, una cita que no he querido perderme por todo lo que representa y por las buenas experiencias que siempre he tenido en esta competición.

Y una vez más he completado la carrera, más de 21 kilómetros, la sexta en mi historial personal. Todas acabadas. Incluso esta vez recortando dos minutos a la última media maratón que corrí en octubre, en Santa Cruz de Tenerife. En total hice 2 horas y 14 minutos, que también hay que decirlo, fue el doble del tiempo que invirtió el ganador, Pablo Villalobos, con 1 hora y 3 minutos.

El deporte para mí es un gran aliado, me ayuda a comenzar el día y a ver las cosas desde una óptica diferente. Es raro el día que no salga a correr, esté donde esté, en cualquiera de nuestras islas y, aunque a veces se le hace a uno cuesta arriba, ése es precisamente su valor, el del esfuerzo, el de ver que uno es capaz de superarse a sí mismo y el momento en que se encuentra para cumplir con un objetivo. Sobre todo si ese objetivo es la propia salud.

Por eso quiero resaltar aquí mi admiración para toda esa gente que participó hoy en esa fiesta del deporte de la capital grancanaria y, en general, a todas las personas que hacen ejercicio físico, bien sea de competición, como terapia o como mantenimiento personal. Valores como la solidaridad, la superación, la camaradería, la nobleza o la cooperación se pueden encontrar en cualquier cita de esta naturaleza, además del humor que hoy también se desplegó por las calles.

He apredido y sigo aprendiendo mucho del deporte en mi acción política, con todos esos valores que acabo de señalar, centrando mi labor en una idea de diálogo, trabajo, esfuerzo y juego limpio. Y creo que ésas son virtudes que todos deberíamos incorporar y defender. En todos los terrenos de la vida.

Foto: Acfi Press