Una fórmula que CC y NC deben explorar

Etiquetas

, , , , , ,

Dejando a un lado la ideología política, el modelo de sociedad al que aspiramos o el desafecto que nos puedan despertar algunas personas o partidos políticos, parece objetivamente razonable admitir que la presencia de representantes de obediencia canaria en las  Cortes Generales ha ayudado a que se avance de forma efectiva en algunos de los asuntos que atienden a los intereses generales de nuestras Islas. El último cuarto de siglo la presencia de diputados y senadores canarios -de partidos no estatales- en las Cortes Generales ha tenido una continuidad como nunca antes habíamos visto.

 

Dicha presencia de obediencia canaria, tanto en el Congreso de los Diputados como en el Senado, ha impulsado y protagonizado la defensa de los intereses isleños. La mayor parte de este largo periodo, Canarias ha contado en la política estatal y ha influido en la misma. Casi vemos con normalidad que haya representantes de fuerzas nacionalistas canarias en Madrid. Podría parecer que es un derecho ganado. Pero no es así. En cada convocatoria electoral los representantes de los partidos nacionalistas canarios concurren con otros canarios que forman parte de partidos de corte estatal, formaciones que normalmente tienen un peso en la actualidad del país muy notable, obligando a los candidatos y candidatas de obediencia canaria a multiplicar esfuerzos más allá de lo imaginable.

El 28 de abril estamos llamados a elegir a los diputados y senadores que representaran a Canarias en la próxima legislatura. El nivel de competencia es máximo y la incertidumbre se cierne más que nunca sobre el veredicto ciudadano. El bipartidismo ha saltado por lo aires y la posibilidad de mayorías absolutas, al menos de momento, es historia de otros tiempos.

El PSOE comparte protagonismo, como representante de la izquierda, con Podemos. Es verdad que la llegada de Pedro Sánchez a la Moncloa ha sido un balón de oxígeno para su partido partido, pues ha logrado frenar la caída continuada que estaba teniendo y, en segundo término, ha conseguido recuperar terreno desde la plataforma que ofrecen los resortes gubernamentales. La mejora cualitativa y cuantitativa de los socialistas será necesita y lógicamente a cuenta de Podemos. Serán vasos comunicantes. Cuando mejor le vaya a uno peor le va a ir al otro y viceversa.

La lucha en el centro derecha y derecha será aún más reñida. El PP, Ciudadanos y Vox pelean por ser el referente del votante conservador en España. Los votantes conservadores que antaño se quedaban en sus casas, decepcionados con el PP, favoreciendo con su desmovilización los triunfos electorales del PSOE, ahora tienen la opción de Ciudadanos y la de Vox -igual pasaba con los votantes de izquierda cuando la única opción era votar al PSOE, squedaban en casa y favorecían el triunfo de los populares-. De estos decepcionados, tanto del PP como del PSOE, se ha beneficiado en otras convocatorias los partidos nacionalistas canarios con presencia en Madrid, tanto CC como NC.

Las alternativas que han surgido a los partidos tradicionales, tanto en el centro izquierda como en el centro derecha, debilita la posición de los nacionalistas canarios; máxime cuando nos enfrentamos a una elecciones donde muchos ciudadanos votaran pensando en la utilidad de su voto para evitar que gobierne la izquierda o la derecha, según los casos.

Hemos pasado de las confrontaciones de antaño entre el PP y el PSOE al enfrentamiento directo entre la derecha y la izquierda. En ese escenario, las fuerzas nacionalistas canarias deberían sumar fuerzas para garantizar la presencia de representantes de obediencia canaria en las próximas Cortes Generales.

Lo conseguido por los dos diputados nacionalistas canarios en Madrid en estos últimos años exige un esfuerzo de entendimiento para no correr riesgos de perderlo. Una alianza entre CC y NC incrementa las posibilidades de mantener la presencia nacionalista canaria en Madrid. Por separado, los riesgos son muy altos.

Si los obstáculos que se presentan para concurrir en alianza son insuperables política y personalmente, al menos deben explorar la posibilidad de presentarse en solitario en la circunscripción donde cada uno de ellos tiene más presencia y apoyarse mutuamente. Es decir, CC en la provincia de Santa Cruz de tenerife y NC en la provincia de Las Palmas.

De no ser así, los riesgos que se corren son muy serios y se puede arruinar una conquista -la fuerza de parlamentarios de obedeciencia canaria- que ha significado mucho y bueno para esta tierra.