Más abierto que nunca

Etiquetas

, , , , , ,

 

Enfilamos ya la semana que nos conduce a una nueva cita con las urnas. El próximo domingo votaremos a nuestros representantes en la corporaciones locales, en doce de los parlamentos autonómicos y en el Parlamento de Europa.

 

El corto espacio de tiempo que separa las elecciones generales del pasado 28 de abril de la convocatoria del 26 de mayo está provocando situaciones y escenarios a veces inéditos, situaciones políticas especialmente complejas de gestionar y analizar.

 

Aunque Pedro Sánchez aguarda pacientemente al próximo 26 para ver como liga los apoyos a su próximo Gobierno con la reciprocidad en comunidades autónomas y grandes ayuntamientos, dos decisiones inesperadas pueden condicionar el futuro de los acuerdos de gobernabilidad: la exclusión de los grupos nacionalistas de la composición de la Mesa del Congreso y el veto de ERC al nombramiento de Iceta como senador autonómico.

 

Fue prácticamente simultáneo el anuncio de Carmen Calvo de que lo razonable era que en la Mesa del Congreso estuvieran solo los cuatro partidos más votados -PSOE, PP, Ciudadanos y Unidas Podemos- y el pronunciamiento de ERC en contra de la propuesta de los socialistas catalanes para nominar senador autonómico a Iceta; dos hechos políticos muy relevantes que sin duda van a marcar -al menos por un tiempo- las relaciones entre socialistas y republicanos independentistas.

 

El deterioro de las relaciones del PSOE y ERC no favorece el clima de diálogo necesario para abrir una etapa de normalización en las relaciones entre el Estado y Cataluña. Todo apunta a que ERC puede convertirse en la referencia del independentismo catalán en las próximas elecciones autonómicas en Cataluña, y que el PSC podría ser el socio que diera estabilidad al presunto gobierno liderado por los de Oriol Junqueras. Sin duda, sería un pacto que ayudaría a la necesaria distensión en las relaciones con Cataluña. Sin embargo, la exclusión de ERC de la Mesa del Congreso y el boicot de Ezquerra al nombramiento de Iceta como senador autonómico echan por tierra y frustran muchas expectativas.

 

Por otra parte, la congelación de las relaciones entre ambos partidos reduce los márgenes de Pedro Sánchez a la hora de de articular mayorías parlamentarias que le permitan gobernar con unos y con otros: apoyos de geometría variable.

 

La complejidad del escenario tiene otros factores. El otro gran asunto que ocupa grandes espacios en los medios de comunicación son los sondeos electorales de cara al domingo 26. En términos generales, los resultados del pasado 28-A condicionan todos lo análisis que se hacen sobre las municipales, las autonómicas y las europeas.

 

Ese factor que puede truncar los sondeos que se están publicando teniendo como referencia las elecciones generales del 28-A es la implantación territorial de los partidos. No debe perderse de vista que formaciones con amplia implantación en la esfera municipal disponen de una maquinaria electoral que les hará mejorar las expectativas que se les está asignando.

 

Por lo que respecta a Canarias, todos los sondeos que se conocen se aproximan al publicado por el CIS la pasada semana. El Centro de Investigaciones Sociológicas vaticina unos resultados en Canarias que pueden dar lugar a cambios muy importantes en los gobiernos de las Instituciones de las Islas; en ese sentido, cabe recordar que según el CIS el PSOE obtendría entre 20/23 escaños; CC, 12/15; el PP, 9/11; Podemos, 6/8; Ciudadanos, 6/8; NC, 4/7 y la Agrupación Socialista Gomera obtendría tres escaños.

 

Con estos resultados, el escenario político canario quedará muy abierto. Habrá que esperar a la noche del 26 para colocar sobre el tablero de ajedrez las posibles combinaciones para conformar una mayoría de gobierno en Canarias. Aunque la mayoría de las fuerzas políticas no quieren saber nada de los pactos en cascada, es inevitable que se hable de los cabildos y de los principales ayuntamientos. Creo que en esta ocasión se va a hablar pero no a condicionar el gobierno con lo que ocurra en otras Instituciones.

 

Si nos atenemos a lo que apuntan las encuestas publicadas, la suma de PSOE, Podemos y NC están más cerca de obtener una mayoría de gobierno que la suma de CC, PP y en su caso Ciudadanos. Casimiro Curbelo espera pacientemente. El escenario está más abierto que nunca.