Etiquetas

, , , , , ,

El 2018 ya ha consumido sus primeros seis días, dejando atrás el largo período festivo que hace de puente entre el año que termina y el que comienza. Por delante, de inmediato, nos encontramos con la exigente cuesta de enero. Puede eso sí que este año sea igualmente dura para las economías familiares pero, dada la cercanía de los carnavales, es posible que sea más llevadera. Sin tiempo para recuperarnos del paréntesis navideño, periodo de enormes consumos pero días en las que algunas empresas reducen su actividad, el 12 de enero echa a rodar la fiesta en Santa Cruz de Tenerife, que se prolongará hasta el 18 de febrero con el entierro de la sardina en Las Palmas de Gran Canaria.

Tampoco se les harán muy cuesta arriba las próximas semanas de enero y febrero a aquellos que huyen del bullicio del carnaval y buscan refugio y ensimismamiento en la música clásica, puesto que el 11 de enero abre sus puertas la 34 edición del Festival Internacional de Música de Canarias, en Fuerteventura, que cerrará, el 17 de febrero, en Santa Cruz de Tenerife, la Orquesta Filarmónica de Munich. Tampoco se le harán largos los meses de enero y febrero a los amantes del deporte. A los futboleros enero y febrero se les pasarán volando pendientes del siguiente partido trascendental de su equipo. Los aficionados de la UD Las Palmas soñando con sumar puntos, ahora bajo la batuta de Jémez, que le alejen de los puestos de descenso; por su parte, los del Tenerife esperando una remontada de su equipo que le aproxime a los puestos que dan opción al ascenso. Tampoco se aburrirán los baloncestistas. En el deporte de la canasta las aficiones  del Herbalife Gran Canaria e Iberostar Tenerife verán caer las hojas del calendario esperando la clasificación de sus respectivos equipos para la Copa del Rey y para los Play off por el título.

Tampoco serán meses ordinarios para la política. Muy al contrario, este 2018 se anuncia como un periodo extraordinariamente exigente. Las incertidumbres catalanas, las dudas sobre si finalmente contaremos con Presupuestos Generales del Estado, la posibilidad ahora algo más lejanas de que se convoquen elecciones anticipadas, o los preparativos para elecciones locales y autonómicas serán, entre otros, asuntos que devorarán a toda prisa los próximos días, semanas y meses suficientes. Pronto estaremos en la precampaña que conduce a mayo del 2019. Ante tanta agitación, un período de descanso no viene mal, ni a unos ni a otros, por ello hay que empezar ya a programar las vacaciones de Semana Santa para finales del mes de marzo.

El deporte nacional, el fútbol, va a ser el protagonista de abril y mayo, y será enfilando el 20 de mayo, fecha clave porque tendrá lugar la última jornada de la liga. La tristeza y el cabreo de los que han descendido junto con la alegria y la fanfarronería de los ganadores dará origen a entretenidos debates en cada rincón de España. Antes, el 21 de abril, la final de la Copa del Rey servirá de termómetro para medir el grado de simpatía que los aficionados al fútbol tienen al monarca después de sus últimas intervenciones públicas. Además por si faltara algún aliciente,el 26 de mayo será la final -en Kiev- de la Champions League, puente para el inicio el 14 de junio, en Rusia, del Campeonato Mundial de Fútbol que se prolongará hasta el 15 de julio.

No hemos tenido tiempo de preparar las vacaciones de verano, pero todo el mundo está ya sudando la gota gorda. Las fiestas de los barrios y pueblos de Canarias ahogan ya otros asuntos y son lugar de reencuentro de familias y vecinos. Las multitudinarias manifestaciones religiosas entorno a las Virgenes de Candelaria, el Pino, la Peña, los Dolores, Guadalupe, las Nieves y los Reyes, así como las que se producen alrededor de los Cristos de La Laguna y Tacoronte son fieles testigos de la vendimia y cosecha de vino que estrenaremos a principios del mes de noviembre.

No ha habido casi tiempo para los preparativos del curso escolar, el tiempo se ha ido tan rápido que ya está otra vez rodando el balón y el debate de si Messi o Ronaldo o el de la situación de los amarillos y los blanquiazules. Los debates domésticos y deportivos se juntarán con las inevitables quinielas adivinando quienes van a ser los candidatos para las elecciones del mes de mayo del 2019. Todo acaba de empezar, pero todo está ya a la vuelta de la esquina.

En un abrir y cerrar de ojos los anuncios de las próximas navidades lo inundarán todo. Los puentes de la Constitución y la Inmaculada serán el escenario perfecto para encender los alumbrados navideños. Deporte y política nos dejarán a las puertas de la Navidad del 2019. Este 2018 tiene ingredientes suficientes para augurar que se nos irá volando. No será un año cualquiera. Los acontecimientos deportivos y políticos acelerarán los días y meses. Será un año extraordinario.