Firma de la Declaración del 23-N

Canarias vive estos meses uno de los mayores desafíos a los que ha tenido que hacer frente a lo largo de su historia.

El trabajo de varias generaciones de canarios, que en el último medio siglo han construido con esfuerzo y valentía una tierra de oportunidades, se ve amenazado por intereses que ni sienten ni quieren a esta tierra.

Nuestra biodiversidad y nuestra economía –y con ella cientos de miles de puestos de trabajo- se ven irresponsable e injustamente amenazados por una actividad que pisotea la voluntad y la voz de todo un pueblo.

A esos intereses, que dan la espalda y desoyen a los canarios, decimos que no; que no tienen derecho.

Nuestra historia es una historia como todas, una historia con luces y sombras, pero que en el último medio siglo nos ha deparado progresos inimaginables.

Avances que arrancan con el descubrimiento de Canarias para el turismo.

Nuestro clima, nuestra naturaleza, nuestros paisajes, nuestro carácter pusieron los cimientos de un modelo que (más allá de los aciertos y los errores propios de cualquier obra humana) nos acerca al bienestar, a la justicia social y a las oportunidades.

Gracias al turismo, la esperanza de una vida mejor dejó de estar guardada en la maleta del emigrante.

Gracias al trabajo de todos, durante las últimas décadas, se acabó la diáspora de canarios por el mundo.

Ese modelo, basado en nuestro mar, nuestro cielo, nuestras montañas y nuestras playas, es el que debemos y queremos proteger.

Esas son las Islas que queremos y merecemos.

No podemos (no queremos) permitir que se ponga en riesgo el futuro de nuestros hijos.
No podemos permitir que una multinacional imponga su interés al de Canarias.
No podemos tolerar que el Gobierno del Estado defienda el interés de una multinacional frente al sentir mayoritario de la sociedad canaria.

Una sociedad, la nuestra, que cree en la sostenibilidad como motor de cambio, que está empeñada en el desarrollo de las energías limpias, que apuesta por la innovación, que defiende su biodiversidad.

Una sociedad que no quiere pasos en falso, que no quiere volver a emigrar.

Hoy, 23 de noviembre, queremos hacernos oír, queremos que el Gobierno de España, que se ha parapetado tras los tribunales para impedir que los canarios se expresen, escuche nuestra voz.

El Gobierno de España debe saber que los pinchazos que ha autorizado a Repsol constituyen una agresión al interés y a la voluntad mayoritaria de los canarios.

Una agresión planificada desde hace dos años.
Años en los que no ha habido margen para la política, para el diálogo.
Tampoco para la lealtad entre gobiernos e instituciones.

El Gobierno del PP no ha contestado, ni está ni se le espera respecto a un asunto trascendental para el presente y futuro de los canarios.

Hoy, 23 de noviembre, denunciamos el cúmulo de decisiones arbitrarias y el oscurantismo que han jalonado el procedimiento administrativo.

Un expediente elaborado a petición de parte.

Hoy, 23 de noviembre, queremos recordar al Gobierno del Estado que aquí no están enfrentados los intereses generales de España con los de Canarias.

Aquí, lo que hay sobre la mesa, es el choque frontal de los intereses de una multinacional con el interés de los canarios.

Hoy, 23 de noviembre, volvemos a manifestar nuestra más rotunda oposición a un proyecto que pone en riesgo la fauna marina, el abastecimiento de agua a la población, el trabajo de cientos de miles de personas.

En riesgo el futuro de los dos millones de habitantes de este rincón del Atlántico.

El Gobierno de Canarias seguirá luchando (todos los frentes están abiertos) para frenar este abuso.

Y lo haremos sin dejar de prestar atención (ni un solo día) a los problemas que hay planteados en otros ámbitos.

Seguiremos defendiendo los servicios públicos esenciales, como hemos hecho hasta ahora.

Impulsando medidas para dinamizar la economía y la creación de empleo.

Cumpliendo nuestras obligaciones financieras con responsabilidad, seriedad y rigor.
Proponiendo medidas de reactivación del consumo con una bajada de impuestos para aquellos que menos tienen.

Seguiremos con nuestra apuesta por la rehabilitación y modernización turística, trabajando por el incremento de la competitividad del destino turístico.

Pero todo ese trabajo será en vano si nuestro principal sector de actividad sufre un daño (que sería irreversible) por la codicia de una multinacional.

Codicia que cuenta con la complicidad del Gobierno del Estado.

Repsol y el Gobierno de España deben saber que no se puede construir un futuro al margen de quien ha de protagonizarlo.

Si se da la espalda a todo un pueblo, ese pueblo se rebela contra ese abuso.
Canarias y sus instituciones se han manifestado mayoritariamente en contra de las prospecciones petrolíferas.

Y lo seguirán haciendo porque, además de legitimidad, tienen la razón de su parte.

A pesar de la política de hechos consumados del Gobierno del PP mantendremos la bandera de la protesta.

En esa dirección, debemos agradecer el compromiso de todos aquellos colectivos ciudadanos y organizaciones ecologistas con esta causa.

Estoy seguro de que entre todos vamos a ser capaces de construir ese futuro próspero en el que nuestros hijos se podrán desenvolver con la misma dignidad, determinación y coraje del que están haciendo gala sus padres.

Muchas gracias.

Acto institucional, Presidencia del Gobierno en Las Palmas de Gran Canaria

3 pensamientos sobre “Firma de la Declaración del 23-N”

  1. No quiero prospecciones en canarias

  2. Ojalá un Gobierno de Canarias que actuara con la misma convicción que el Govern català. Ojalá.

  3. Isabel María dijo:

    Le felicito por su discurso. Ánimo con esta lucha, que es la de todos los canarios y canarias de bien. Todo lo que acontece con respecto a la prospecciones parece tan increíble, que muchos días casi creo que se trata de una pesadilla. Nos sentimos tristes e impotentes por todo el daño que nos hacen. Seguimos recibiendo un trato colonial favorecido esta vez por la complicidad de un traidor. Sólo deseo que los dirigentes del PP de Canarias reciban lo que se merecen: perder rotundamente las elecciones, entre otras cosas y principalmente por ser tan “borregos” -perdonando la expresión- y no plantar cara al ministro Soria.
    Haga todo lo que esté en su mano por impedir tan gran atropello.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s